Una publicación de The Colorado Trust
English Menu

Susana Cordova, superintendenta de las Escuelas Públicas de Denver, dijo que a pesar de los cierres escolares a largo plazo debido al coronavirus, el distrito escolar planea seguir ayudando a sus estudiantes que dependen de comida gratis o a precio reducido.

Fotografía de Helen H. Richardson/The Denver Post vía Getty Images

Hambre

¿Hará el coronavirus que algunos niños no tengan qué comer?

Read in English

Por Michael Booth

Cuando temores sobre el nuevo coronavirus paralizaron la distribución de desayunos y almuerzos escolares y los programas de nutrición familiar extracurriculares, los servicios estatales y promotores comunitarios se apresuraron para cubrir las brechas pero no prometieron una transición sin interrupciones.

Cerca de 225,000 estudiantes en Colorado usaron el programa federal de almuerzos gratis o a precio reducido durante el año escolar 2018-19 y más de la mitad de ellos también recibieron desayunos gratis. Miles de sus familias también usan programas para obtener alimentos después de la escuela disponibles a través de Boys & Girls Clubs y otras organizaciones como el Food Bank of the Rockies. Para muchas familias, las comidas y mochilas para llevar son la única fuente confiable de alimentos en sus vidas.

Después de que los distritos escolares más grandes en el estado clausuraran sus escuelas esta semana para ayudar a prevenir la transmisión del virus, funcionarios estatales buscaron y recibieron de inmediato una exención federal. Esta exención permite gastar fondos que se usarían en las escuelas a fin de proporcionar almuerzos para llevar en diversos puntos designados por los distritos escolares.

Las agencias de servicio le pidieron a la oficina del gobernador Jared Polis usar tropas de la Guardia Nacional para reemplazar voluntarios en las bodegas, instalar puntos lejanos de distribución y transportar materiales. Sin embargo, dicen que grupos de servicio de todo tipo también han solicitado ayuda de la Guardia Nacional.

Mientras tanto, Food Bank of the Rockies, el cual abastece a los programas disponibles después de la escuela y distribuye alimentos al por mayor a bancos de alimentos y otros puntos de servicio en 53 condados de Colorado y Wyoming, tenía la esperanza de instalar un sistema de distribución por automóvil en todos sus condados para el lunes, 16 de marzo. Uno de los mayores desafíos, dijo Erin Pulling, directora ejecutiva y presidenta, es que los grupos grandes de voluntarios de corporaciones e instituciones están desapareciendo, hay una grave escasez de conductores con la licencia comercial necesaria y la demanda de alimentos podría cuadriplicarse si la economía empieza a debilitarse.

“Nuestra fuerza laboral de voluntarios de la cual dependemos ha sido una pequeña fracción de lo que necesitaremos esta semana”, Pulling dijo. “Algunos de nuestros socios se han ofrecido a ayudar, pero todavía hoy algunos socios se salieron”.

El banco de alimentos calcula que lo que podrá hacer la próxima semana, cuando se iniciará el cierre de muchas escuelas y oficinas, cambia cada hora. Después de crear un plan para distribuir en todas sus instalaciones en los 53 condados, Pulling dijo, “nos habíamos comprometido pero, desafortunadamente, hemos tenido que echarnos para atrás en algunos lugares para mantener a nuestro personal sano y salvo”.

Los programas públicos y no lucrativos que proporcionan alimentos a familias con menores ingresos son esenciales aun cuando la economía es buena; y, ni qué decir cuando una pandemia amenaza los ingresos de las familias y el acceso a servicios, según dice Hunger Free Colorado, una organización no lucrativa de promoción y políticas.

“En Colorado, cerca de uno de cada ocho niños se enfrenta al hambre o a situaciones en donde no tiene acceso regular a comida”, dijo Ellie Agar, directora de comunicaciones en Hunger Free Colorado. “Los programas de alimentos estatales y federales son indispensables para la gente en Colorado, especialmente en este momento en el que nos enfrentamos a cierres escolares y de guarderías. Las personas dependen de ellos”.

Durante su conferencia de prensa el jueves para anunciar el cierre de escuelas, las Escuelas Públicas de Denver (DPS, por sus siglas en inglés), uno de los dos distritos más grandes en el estado después del distrito del Condado de Jefferson, hicieron hincapié en que los programas de alimentos seguirían funcionando de alguna forma. La superintendenta Susana Cordova dijo que los planes del distrito y la exención federal permitirán el uso de fondos federales para crear un sistema de distribución de comida para llevar en ocho escuelas de la ciudad.

Que se desarrollaran planes para el acceso a alimentos fue un prerrequisito para finalizar el cierre de tres semanas mínimo en las escuelas de Denver, Cordova dijo.

“Muchas familias dependen de nosotros”, dijo Jennifer Bacon, vicepresidenta del Consejo Escolar de Denver, durante la conferencia de prensa. “Creemos que DPS es parte integral de las vidas de nuestros niños”.

El desayuno estará disponible a partir del lunes, 16 de marzo, mediante un sistema para pasar a buscarlo en automóvil y llevárselo, entre las 8 y 9 de la mañana en las escuelas designadas. El almuerzo se puede pasar a buscar entre las 12 del mediodía y la 1 de la tarde; todas las comidas son gratis. Cordova dijo que todavía están definiendo los detalles del proceso, pero que el objetivo en general es evitar que se reúnan grupos grandes de personas.

Los puntos de entrega, que ya estaban publicados en el sitio web de DPS el 13 de marzo, incluyen: Lincoln High School, Joe Shoemaker School, Place Bridge Academy, las instalaciones en Baker de Denver School for International Studies, North High School, Manual High School, Montbello Campus y Evie Dennis Campus.

Cuando le preguntaron si las escuelas permanecerán cerradas después del 7 de abril, día en que se espera el regreso a clases de los estudiantes al término de las vacaciones de primavera originalmente programadas, Cordova dijo: “No sabemos lo que pasará después de eso”.

Las escuelas en el Condado de Jefferson, las cuales tienen un número comparable de estudiantes al de DPS, no ofrecieron información específica sobre recursos para obtener comida durante un período similar de cierres. Sin embargo, dijeron que están trabajando con el agencias estatales y otras para seguir ayudando a las familias.

Las organizaciones de promoción comunitaria están poniendo presión para que la ayuda federal amplíe la lista de quiénes reúnen requisitos para recibir los beneficios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés y antes conocido como cupones para alimentos) y en el Programa Especial de Nutrición Suplementaria para Mujeres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés). También buscan que se proporcionen más alimentos a menor costo a los bancos de alimentos, dijo Ashley Wheeland, directora de políticas en Hunger Free Colorado.

Todos los departamentos en estados que usan fondos federales para alimentos están solicitando exenciones, según dijo Erin Ulric, directora del “Plan de acción para acabar con el hambre en Colorado” (Colorado Blueprint to End Hunger), una red colaborativa de organizaciones asociadas que tiene el objetivo de acabar con el hambre en cinco años.

Por ejemplo, quienes administran el programa de WIC, pidieron exenciones para que los solicitantes no tengan que recoger en persona las tarjetas de transferencias electrónicas. Y las personas que ayudan a los administradores de guarderías, quienes probablemente se vean inundados con solicitudes de ayuda ahora que las escuelas y los centros preescolares estarán cerrados, están pidiendo exenciones para no incluir variedades estrictas con cada porción de comida, Ulric dijo.

Wheeland agregó que los bancos de alimentos en el estado están trabajando para agregar entregas de cajas con alimentos a domicilio y promoviendo el distanciamiento social al reemplazar su sistema de compras directas con cajas de alimentos ya empaquetados para que las familias pasen a buscarlas. “Está cambiando constantemente”, dijo. Las agencias no lucrativas y de apoyo están organizando una serie de reuniones de emergencia para planear más detalles y organizar sus esfuerzos de promoción.

Food Bank of the Rockies anima a las familias y agencias de servicio para que sigan visitando su sitio web y obtengan noticias sobre el nuevo sistema de distribución. Para las personas que quieran hacer donaciones, las donaciones de dinero son más eficaces que las de alimentos, Pulling dijo, ya que la organización las usa para aumentar su poder de compra.

Traducido por Alejandra X. Castañeda

Michael Booth

Escritor
Denver, Colo.

Ve todas las historias escritas por Michael

Quizás también te interese esto

Suscríbete para recibir por correo electrónico nuestras historias originales.

Close