Una publicación de The Colorado Trust
English Menu
Read in English

Holli Coburn se acuerda del día en que un estudiante con problemas, un niño afroamericano con tiernos ojos marrones y una sonrisa contagiosa, se presentó por primera vez en su salón de clase. Tenía 8 años, apenas podía leer y era conocido por portarse mal en la clase. Sin embargo, Coburn, una maestra en Smith Elementary en la comunidad de Park Hill en Denver quien describe su método educativo como “firme pero cariñoso”, aceptó el desafío.

Coburn trabajó con él en la escuela todos los días, tanto en grupos pequeños como individualmente. Para demostrarle que le importaba más allá del salón de clase, Coburn, casada y con dos hijos, también asistió a sus entrenamientos de fútbol americano y a un partido de basquetbol. Esos gestos personales, dice, la ayudaron a reducir lo que sospechaba eran los problemas subyacentes: baja autoestima y gran falta de seguridad en sí mismo.

“Al principio, era muy grosero, irrespetuoso y desafiante, pero me pasaba mucho tiempo hablando con él sobre lo que es ‘apropiado’”, recuerda Coburn, de 42 años, quien en ese momento era solo una de dos maestras afroamericanas en Smith. Los estudiantes que asisten a la escuela son en su mayoría negros y latinos. “A veces [cuando él se frustraba] lo miraba a los ojos y ponía su cara entre mis manos y le decía: ‘Creo en ti. No voy a darme por vencida’”.

Al final del año escolar, las habilidades de lectura y el comportamiento del estudiante habían mejorado increíblemente. La maestra y el estudiante establecieron una relación cercana que perdura hasta ahora. Coburn dice que cree que ser una maestra negra la ayudó a conectarse más fácilmente con su estudiante.

“El niño que apareció el año [pasado] en la escuela es muy diferente al niño con el que empecé”, Coburn dice, quien ahora es la única maestra certificada en Smith. “Ahora, puede leer en voz alta con seguridad y expresar sus pensamientos por escrito; eso es algo que no podía hacer antes. Todas las mañanas me [saludaba] con un gran abrazo. Creo que eso es lo que sucede cuando puedes establecer una buena relación; es la base del éxito”.

A nivel nacional, más niños de color que niños blancos no hispanos asisten a escuelas públicas. Los niños blancos siguen constituyendo más de la mitad de los estudiantes inscritos en las escuelas públicas de Colorado. Sin embargo, conforme aumenta la población de estudiantes de color, el estado está sufriendo una falta crítica de maestros racialmente diversos.

En todo el estado, cerca del 4.6 por ciento de estudiantes en el año escolar 2017-18 eran negros, pero solo el 1.5 por ciento de los maestros lo eran, según datos del departamento estatal de educación. La brecha en la diversidad es aún más amplia entre los latinos: cerca del 34 por ciento de los estudiantes eran latinos, pero solo el 8 por ciento de los maestros lo eran.

En comparación, el 53 por ciento de los estudiantes en el estado eran blancos, pero los maestros blancos representaban el 88 por ciento de la fuerza laboral educadora. La mayoría de los maestros de color se concentran en un par de distritos escolares urbanos. Entre los 178 distritos escolares de Colorado, los datos estatales muestran que cerca de 150 de ellos no tenían ni un maestro negro en el año escolar 2017-18.

Los funcionarios estatales que trabajan en educación dicen que están explorando maneras de contratar y retener a más maestros de color.

En las Escuelas Públicas de Denver (DPS, por sus siglas en inglés), durante el año escolar 2017-18, cerca del 76 por ciento de los estudiantes eran estudiantes de color, mientras que el 73 por ciento de los maestros eran blancos, dijo Jessie Smiley, vocera del distrito. Los estudiantes negros constituían el 13 por ciento de todos los estudiantes, pero solo el 3.7 de los maestros eran negros, mientras que los estudiantes latinos representaban el 55 por ciento, pero solo el 19 por ciento de los maestros eran latinos.

El distrito dice que los maestros que contrataron para este año que empezó en agosto son los más diversos hasta ahora. Aun así, solo 232 de los 765 educadores nuevos son personas de color.

Otros distritos escolares en el área metropolitana de Denver también tienen brechas de diversidad sorprendentes. Por ejemplo, en las Escuelas Públicas de Aurora (APS, por sus siglas en inglés), hay más estudiantes negros que blancos (19 en comparación con el 15 por ciento), pero más del 80 por ciento de sus maestros son blancos, según datos del año escolar 2017-18. Corey Christiansen, vocero de APS, dice que el distrito vio un “aumento significativo” en el número de empleados certificados negros e hispanos que contrató en el año escolar 2018-19; sin embargo, el 81 por ciento de los empleados nuevos son blancos.

Junto con mayores inquietudes sobre la igualdad de empleo, los investigadores han encontrado que la brecha de diversidad entre los maestros podría afectar negativamente los resultados educativos de estudiantes negros y otros estudiantes de color. Estudios sugieren que estos estudiantes se benefician más cuando sus maestros comparten su mismo grupo racial.

Un estudio publicado por el Instituto de Economía Laboral en 2017 encontró que tener solo un maestro negro en 3er, 4º o 5º grado redujo en un 39 por ciento la probabilidad de que los niños negros con bajos ingresos dejaran de estudiar en la preparatoria. Y si un estudiante negro con bajos ingresos tenía un maestro negro, especialmente del mismo género, los investigadores encontraron que era más probable que planeara ir a la universidad. Esta influencia fue especialmente mayor entre los varones.

Algunos estudios han encontrado que el prejuicio racial implícito reduce la probabilidad de que los maestros que no son negros recomienden a los estudiantes negros para programas de estudiantes “dotados”, aunque obtengan resultados similares en sus exámenes.

Quizás haya consecuencias para la salud de los estudiantes con un mal desempeño; estudios conectan peores resultados de salud con las personas que tienen niveles más bajos de estudios, especialmente entre las personas de color y aquellas económicamente desfavorecidas. En Colorado, las tasas de graduación entre los estudiantes negros, hispanos e indoamericanos son mucho más bajas que las de los estudiantes blancos.

En 2014, se aprobó una propuesta de ley en el estado que obligó al Departamento de Educación de Colorado (CDE, por sus siglas en inglés) a estudiar la falta de maestros de color y desarrollar maneras de atraer, desarrollar y retener a más de ellos. La representante Rhonda Fields (demócrata, de Aurora), quien patrocinó la Propuesta de Ley 14-1175 en la Cámara de Representantes, dijo que la legislación se inspiró en parte en una estudiante afroamericana del distrito escolar de Cherry Creek en Denver, quien le había escrito a su directora preguntándole por qué su escuela no tenía ningún maestro negro. La estudiante, Aliyah Cook, les dijo a los legisladores que la falta de “ejemplos” que se parecen a ella en su escuela con frecuencia la hacía “sentir un poco desalentada”.

El informe resultante publicado en 2014 encontró mucho potencial para mejorar las estrategias de contratación y retención de maestros diversos en Colorado. Algunos de los obstáculos más grandes incluyeron percepciones negativas de la profesión entre educadores de color, bajos salarios para maestros, barreras para que los estudiantes de color asistieran a y se graduaran de la universidad, barreras financieras asociadas con la universidad, pruebas de licenciamiento y aptitud cultural e inquietudes con mudarse.

Las soluciones exitosas, el informe concluyó, deben enfocarse en cada una de esas áreas; algunas ideas incluyen crear más incentivos financieros, ampliar los programas para desarrollar y ofrecer mentoría a los maestros de color, establecer más colaboraciones con instituciones que ofrecen servicios a personas de color y organizar talleres de capacitación sobre aptitudes culturales a todos los maestros y administradores.

El informe de 2014 demostró que “era más claro que el agua que Colorado necesitaba hacer cambios en nuestro método para diversificar la fuerza laboral educativa”, dijo Colleen O’Neil, líder de los esfuerzos para contratar a maestros en el CDE.

Tameka Brigham, quien contribuyó al informe, dice que la brecha de diversidad entre maestros en Colorado crea obstáculos para que los estudiantes de color “establezcan conexiones naturales; una incapacidad de verse a sí mismos en el plan de estudios y entre los líderes”. Brigham, exmaestra en un escuela charter y exdirectora del personal para DPS, ahora dirige el departamento de participación familiar y comunitaria en el distrito escolar.

“Los estudios demuestran que existe un verdadero beneficio cuando los estudiantes ven a maestros que se parecen a ellos”, Brigham dice, refiriéndose a estudios nacionales. “Con frecuencia sienten que estos maestros quieren lo mejor para ellos”.

Frank Lee, quien es afroamericano y un especialista en lectura en el distrito escolar de Colorado Springs, dice que cree que “la desconexión cultural” con los maestros blancos con frecuencia contribuye a problemas persistentes en la brecha del logro para los estudiantes de color, especialmente los varones negros.

“Estos estudiantes están buscando a líderes negros en las escuelas”, Lee dice. “Quieren ver hombres negros poderosos en la escuela y, cuando no los ven, se desinteresan y enfocan en otras cosas. Están constantemente metiéndose en problemas en la escuela; se sienten impotentes y quieren sentirse empoderados a través de los líderes en sus escuelas”. El educador, quien se graduó de una escuela preparatoria en Colorado Springs, dice que nunca tuvo un maestro negro hasta que asistió a Morehouse College en Atlanta.

No solo los estudiantes negros se benefician de la diversidad entre sus maestros, dice Paul Clifton, maestro en McGlone Academy, una escuela primaria ubicada en la comunidad de Montbello en el nordeste de Denver.

Clifton, quien es birracial pero se identifica como negro, dice que “dañamos” a los estudiantes de cualquier grupo racial y étnico cuando están expuestos en mayor parte a solo un grupo racial o género. “¿Por qué? Porque así es el mundo. El mundo es diverso”, dice.

Factores contribuyentes

Las percepciones negativas sobre la industria de la enseñanza, los costos excesivos de la educación avanzada, la falta de vivienda asequible y los salarios bajos probablemente estén contribuyendo a la contratación y retención de maestros de cualquier grupo racial o étnico en Colorado.

El pasado mes de abril, los maestros en Colorado de varios distritos organizaron una protesta contra los salarios bajos, los cuales casi con certeza contribuyen a que la gente abandone la profesión. En 2016, los educadores en Colorado ganaron alrededor de 15 por ciento menos que lo que ganaron en 1999, cuando se ajusta por la inflación, según el Departamento de Educación de EE. UU.

La falta de vivienda asequible en Colorado es especialmente problemática para los maestros. Coburn maneja a Denver desde Aurora, en donde ella y su familia encontraron una casa más grande por menos dinero.

“Después de 20 años, ocupo un lugar bastante alto en la escala de salarios, y todavía no tengo suficiente dinero para comprar una casa en Park Hill en donde enseño”, dice. “Realmente es una vergüenza”.

Los maestros de color se enfrentan además a otros obstáculos. Los maestros negros tienen mayor probabilidad que sus colegas blancos de que los asignen a escuelas urbanas marginadas con mayores necesidades y recursos y apoyo limitados, según demuestran los estudios de investigación.

Lisette Partelow, directora de iniciativas estratégicas de kindergarten a 12o grado con el grupo de defensa Center for American Progress, dice que, como resultado, muchos educadores dicen estar muy insatisfechos con su trabajo. “Muchos luchan contra la falta de recursos y porque no tienen a nadie con quien hablar”, explica.

DPS comisionó un informe publicado en 2016 sobre las experiencias de estudiantes y maestros negros. El informe encontró que muchos maestros negros dicen sentirse excluidos de puestos donde se toman decisiones y de oportunidad de ascenso.

“Hemos encontrado que nuestros líderes educativos afroamericanos suelen recibir calificaciones más bajas en sus evaluaciones, y entre ellos existen la creencia (estamos ahora examinando cuidadosamente los datos) de que los despiden en mayores proporciones”, dice Sharon Bailey, gerenta del programa de diversidad, equidad e inclusión para DPS y exintegrante del Consejo Educativo de Denver, quien dirigió el informe. “Creemos que esto está muy relacionado con el racismo y el prejuicio implícito, los cuales consideramos muy problemáticos”.

Bailey cree que DPS está trabajando en la dirección correcta para aumentar la diversidad de sus maestros y mejorar las experiencias de los maestros de color en el distrito. Sin embargo, algunos maestros dicen sentirse completamente aislados.

“A los afroamericanos en DPS los invisibilizan, silencian y deshumanizan, especialmente si eres apasionado, obstinado y decididamente negro. Ni siquiera podemos defender a nuestros estudiantes. Se siente como que estamos en una plantación [de esclavos]… hay mucho miedo, y hacen que las personas negras compitan entre ellas”, según dijo un maestro de DPS en el informe de 2016.

Esfuerzos para cambiar

Con el objetivo de aumentar la diversidad de los maestros, los funcionarios estatales han pensado en crear incentivos para la contratación de maestros nuevos, establecer colaboraciones con universidades históricas negras y otras instituciones que ofrecen servicios principalmente a personas de color y expandir los programas de mentoría para maestros actuales, dice O’Neil, quien trabaja en el Departamento de Educación de Colorado.

Las escuelas técnicas y universidades en Colorado también están trabajando para influir en el proceso. Por ejemplo, la Facultad de Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de Colorado en Denver participa en Pathways2Teaching, un programa diseñado para estudiantes de color que cursan el 11º y 12º grados y que les permite explorar la profesión de maestro.

Ahora en su noveno año, Pathways2Teaching ha apoyado a 650 estudiantes de distritos escolares en el área metropolitana de Denver; cerca del 95 por ciento son estudiantes de color, y el 38 por ciento son varones de color. La directora del programa, Margarita Bianco, dice que muchos de los estudiantes que se gradúan del programa terminan inscribiéndose en programas para maestros o en temas relacionados, como el trabajo social.

DPS está trabajando para disminuir la brecha de diversidad entre los maestros a través de programas de mentoría y asociándose con Make Your Mark, una iniciativa conjunta con escuelas charter selectas y la Ciudad de Denver. La iniciativa se enfoca en contratar a maestros diversos para que trabajen en escuelas locales. Desde su lanzamiento en 2016, el esfuerzo ha incluido invitar a educadores de color para que vengan a Denver por tres días, con visitas a escuelas y una feria laboral. La iniciativa recluta a candidatos en escuelas técnicas y universidades donde asisten principalmente estudiantes de color, incluidas instituciones en Pueblo, Chicago y Puerto Rico. Según su sitio web, el programa busca contratar a “educadores negros y latinos” para que “se desempeñen como promotores, como guías [y] como ejemplos”.

Bailey dice que el Grupo Afroamericano de Trabajo a favor de la Equidad que nació a raíz de su informe sobre maestros negros en 2016 también ha organizado un “equipo sabio” de educadores y partes interesadas en la comunidad. El equipo está trabajando con los líderes de DPS para estudiar las inquietudes de los estudiantes y maestros negros, como los procesos de contratación y despido, para examinar cualquier prejuicio que exista. El equipo también sugirió que todos los maestros tomen un curso de capacitación de cuatro horas sobre la enseñanza culturalmente sensible. Actualmente, este curso solo es un requisito para los maestros nuevos.

Monica Walker, madre de un estudiante en Smith Elementary, dice que espera que aumente la diversidad entre los maestros en Colorado porque los maestros negros como Coburn han impulsado académicamente a su hijo de 10 años, y este ha respondido positivamente a estas expectativas más altas. (Su hijo no es el estudiante mencionado anteriormente con el que Coburn trabajó.)

“Puedes ver la diferencia, y creo que los niños también [la ven]”, Walker dice. “Creo que [los maestros negros] invierten más tiempo en los estudiantes y demuestran que les importan; tratan de ayudar a los estudiantes afroamericanos para que triunfen. Necesitamos más personas que estén en estas escuelas [haciendo eso]”.

Su hijo Clint Jr., un estudiante de 5º grado, concuerda.

“[La señorita Coburn] es estricta y nos presiona, pero ella también es amable”, dice. “Siento que he crecido y mejorado en ciertas materias como matemáticas, lectura y ciencias naturales. Ella me anima a esforzarme más”.

Chandra Thomas Whitfield produjo este artículo como parte del programa de pasantías de la Asociación de Escritores .

Chandra Thomas Whitfield


Denver, Colo.

Ve todas las historias escritas por Chandra

Quizás también te interese esto

Suscríbete para recibir por correo electrónico nuestras historias originales.

Close